Todos por la Peace, Paix, Pace, Frieden… todos por la Paz

Paz-en-el-Mundo-370470¿Qué es la paz? “que mis padres no discutan nunca”, “que no exista la envidia ni el odio”, “que todos sean amigos y se respeten las opiniones”, “que se acaben las guerras y que las riquezas sean iguales para todos en el mundo”… La paz puede ser interpretada de diversos modos, para unos parte de lo individual, mientras que para otros resulta un sueño universal y utópico. Lo que no cabe dudas es que esa palabra de solo tres letras, encierra tantos significados e ideales que vale la pena dedicarle un día, para celebrarlo internacionalmente.
El 7 de Septiembre de 2001, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas decidió que, a partir del siguiente año, el Día Internacional de la Paz sería observado cada 21 de septiembre, “como un día de cese del fuego y de no violencia a nivel mundial, a fin de que todas las naciones y pueblos, se sientan motivados para cumplir una cese de hostilidades durante todo ese Día».
También invitó a todos los Estados Miembros, a las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, a las organizaciones regionales y no gubernamentales a conmemorar de manera adecuada el Día Internacional de la Paz realizando, entre otras cosas, actividades educativas y de sensibilización de la opinión pública, y a colaborar con las Naciones Unidas en el establecimiento de un cese del fuego a nivel mundial. esta
Precisamente, y aunque en todas las partes del mundo no se celebre la fecha tal y como debe ser, es decir con la paz, en nuestro país y específicamente en la provincia Holguín, centros educacionales se hacen eco del llamado mundial. Por solo citar un ejemplo el Círculo Infantil “Hermanitos de la Paz” de esta ciudad norte oriental ha sido escenario de diversas actividades en celebración a este 21 de septiembre, tomando como principales protagonistas a esos seres mágicos que son los niños y niñas.
Nada mejor que una sonrisa infantil llena de esperanza, como simple muestra de cómo es un mundo pacífico y armonioso; a diferencia de otros tantos sitios en el planeta donde miles reciben como “regalos” las bombas y las balas de los más poderosos. Un hecho que contrasta con la actual situación mundial donde las políticas hegemónicas de EU amenazan con una guerra ya sea a Siria o a cualquier otro país que no responda a sus intereses.

El Día Mundial de la Paz marca el comienzo de un largo trayecto por recorrer porque una fecha específica en el calendario para celebrar, no constituye gran mérito cuando el resto del año continúa siendo de exterminio y guerras.
Este 21 de septiembre más que una celebración debe servir como un llamado a la justicia, a la hermandad, a la tolerancia, esta vez para que armonía dure mucho más que las 24 horas de un día y para que esta llegue, desde Cuba y para el mundo como ejemplo de que la Paz es más que palomas blancas.

Anuncios

Mensaje de Los Cinco por los 15 años de injusto encierro

c-cinta-amarilla-13A la conciencia del mundo y al pueblo norteamericano: Hace hoy 15 años, el 12 de septiembre de 1998, que la brutalidad de cinco arrestos simultáneos irrumpió en nuestros hogares para dar comienzo a uno de los capítulos más bochornosos de la historia legal norteamericana: El juicio contra quienes hoy somos conocidos por Los Cinco.

El arresto y juicio de Los Cinco quedará para la historia como uno de los más ignominiosos y viles episodios de las relaciones entre Los Estados Unidos y Cuba. Meses antes, tras la intermediación del premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, se habían abierto las puertas a una significativa cooperación entre ambos países en la lucha contra el terrorismo. En junio de ese año, una delegación del FBI visitó a Cuba y tras recibir copiosa información sobre las actividades terroristas organizadas impunemente contra la isla desde Miami, prometió a su contraparte cubana que tomaría acciones al respecto.

Dando un golpe bajo el gobierno de William Clinton, en lugar de arrestar a los terroristas, arrestó y llevó a sus tribunales a quienes estábamos recogiendo información para evitar el daño que estos hacían a la población cubana. El sistema judicial norteamericano fue utilizado abiertamente como un medio para proteger a los terroristas y en una atmósfera de linchamiento fuimos llevados frente a un jurado amedrentado. Crueles condiciones de confinamiento se utilizaron para quebrarnos, y para impedir que preparáramos una defensa adecuada. La mentira se adueñó de la sala.

Evidencias fueron adulteradas, dañadas o suprimidas. Las órdenes de la jueza fueron abiertamente burladas. Los terroristas citados como testigos por la defensa fueron amenazados en público con la cárcel si no se acogían a la Quinta Enmienda contra la autoincriminación. Expertos y oficiales del gobierno norteamericano justificaron o desdeñaron abiertamente el daño que los terroristas hacen a Cuba. Todo esto frente a una prensa que optó por mantener en la más absoluta ignorancia al pueblo norteamericano, mientras la sede del juicio era bombardeada inmisericordemente con un barraje de propaganda en contra de los acusados.

El 8 de junio de 2001 un jurado que llegara al punto de quejarse de su miedo al acoso de la prensa local ─que, luego se revelaría, había sido pagada profusamente por el gobierno norteamericano─ nos declaró culpables de todos los cargos, incluyendo uno respecto al que los fiscales, en moción de emergencia al tribunal de apelaciones de Atlanta, habían reconocido que a la luz de las pruebas aportadas no sería posible lograr un veredicto de culpabilidad.

La deplorable conducta de los fiscales, jueces y del gobierno norteamericano en este caso no son un accidente. Es imposible comportarse éticamente cuando por un fin en que se mezclan el odio político con la arrogancia personal y la venganza se levantan cargos cuya defensa solo puede hacerse con la burla a las leyes, la prevaricación y el abuso del poder. El círculo vicioso que se iniciara con la decisión política de abrumarnos de acusaciones ─las más serias totalmente fabricadas─ para obligarnos a transigir, no podría sino redundar en una conducta cada vez más despreciable por parte de los fiscales.

Pero no transigimos, porque un despliegue de fuerza bruta no implica la posesión de la moral por parte de quien la ejerce. No transigimos, porque el precio de mentir para satisfacer las expectativas de los fiscales nos pareció demasiado degradante. No transigimos, porque el implicar a Cuba ─la nación a la que estábamos protegiendo─ en acusaciones falsas para engrosar un expediente del gobierno norteamericano contra la isla hubiera sido un imperdonable acto de traición al pueblo que amamos. No transigimos, porque aún los valores humanos, para nosotros, son algo preciado sobre lo que descansa la transformación del hombre en una criatura mejor. No transigimos, porque implicaba renunciar a nuestra dignidad, fuente de autoestima y amor propio para cualquier ser humano.

En lugar de transigir optamos por ir al juicio. Un juicio que de haber sido reportado hubiera puesto en cuestión no solo este caso, sino al sistema federal de justicia de Los Estados Unidos. Si el conocimiento de lo que ocurrió en esa sala de justicia no hubiera sido escamoteado al pueblo norteamericano al que nunca causamos, o intentamos causar, el más mínimo daño, hubiera sido imposible montar el circo romano en que se tomó esa parodia de juicio.

Han transcurrido ya quince años en los que el gobierno norteamericano y el sistema de justicia de ese país han hecho oídos sordos al reclamo de los organismos de las Naciones Unidas, Amnistía Internacional, varios premios Nobel, parlamentarios o parlamentos en pleno, personalidades e instituciones jurídicas y religiosas. Solo el levantamiento de ese otro bloqueo, el que se ha impuesto al pueblo de Los Estados Unidos para que lo desconozca, haría posible la esperanza de que se ponga fin a esa injusticia.

Hoy la isla de Cuba amanecerá colmada de cintas amarillas. Será el pueblo cubano el protagonista de este mensaje, que apela a un símbolo que se ha hecho tradición para el pueblo de Los Estados Unidos. Será un enorme reto para quienes se han empeñado con tanto éxito en silenciar este caso, en negarse ahora a informar al mundo de este hecho probablemente inédito: que un pueblo entero ha engalanado su país para pedir a otro que exija de su gobierno la liberación de sus hijos injustamente encarcelados.

Entretanto, Los Cinco seguiremos siendo merecedores de este masivo despliegue de cariño; seguiremos siendo dignos hijos del pueblo solidario y generoso que lo protagoniza, y del apoyo de quienes alrededor del mundo se han unido a nuestra causa; seguiremos denunciando esta injusticia que dura ya 15 años y nunca cederemos, ni un ápice, en la ventaja moral que nos ha permitido resistir y aun crecernos mientras soportamos todo el peso de un odio vengativo por parte del gobierno más poderoso del planeta.

Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René

1, 2, 3, 4 y 5… Libertad!

lazos-amarillos-cuba-cinco-f-juventud-rebeldeLas federadas holguineras se suman al reclamo que todo el pueblo cubano realiza por el regreso de nuestros Cinco Héroes. Fortalecer desde el barrio este llamado de libertad forma parte de las iniciativas que se enmarcan en la jornada que inició el pasado día seis, explicó Yamislei Pupo Rodríguez, funcionaria de la esfera Ideológica del Secretariado Provincial de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Como respuesta al llamado de René González, en el municipio de Moa iniciaron las actividades con la proyección del video del tema musical Ata una cinta amarilla en el viejo roble, al cual le continuó la colocación de cientos de cintas de ese color en barrios y centros de trabajo. También las federadas que mantienen correspondencia con Los Cinco, como se les conoce mundialmente a los antiterroristas cubanos presos injustamente en Estados Unidos, comparten sus experiencias con el resto del pueblo holguinero.

Hasta el próximo día 12, cuando se cumplirán 15 años del encierro de Gerardo, Ramón, Fernando y Antonio, las mujeres protagonizarán talleres para actualizarse sobre sus casos y afianzar valores como la honestidad, responsabilidad y el amor a la patria. Ese mismo día, bajo la sombra del flamboyán de la sede provincial de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) tendrá lugar un acto político cultural en el que una vez más, las federadas pondrán voz a la justicia.

Tie a yellow ribbon round the old oak tree

ImagenLetra de la canción: Ata una cinta amarilla al viejo roble

Me voy a casa. He cumplido Y tengo que saber lo que es o no es mío

Si usted recibió mi carta que le dice que pronto estaría libre Entonces sabría exactamente qué hacer

Si aún quieres que yo si aún quieres que yo Oh, ate una cinta amarilla alrededor del viejo roble Han pasado tres largos ańos Todavía quieres que yo si no veo una cinta amarilla alrededor del viejo roble

Me quedaré en el autobús, olvida el nosotros

Culpame a mí si no veo una cinta amarilla alrededor del viejo roble

Conductor del autobús por favor, búscame porque yo no pude soportar ver lo que podría ver

Estoy realmente todavía en la cárcel y mi amor ella sostiene la llave

Una sencilla cinta amarilla, todo lo que necesito para ser libre

Le escribí y le pedí por favor Oh, ate una cinta amarilla alrededor del viejo roble

Han pasado tres largos años todavía quieres que yo si no veo una cinta amarilla alrededor del viejo roble

Me quedaré en el autobús, olvida el nosotros

Culpame a mí si no veo una cinta amarilla alrededor del viejo roble

Ahora todo el maldito autobús está aclamando y yo no puedo creer que veo un centenar de cintas amarillas alrededor del viejo roble

Ata una cinta alrededor del viejo roble….

En Cuba reír es cosa muy seria

ImagenEl humor puro es una fuerza natural vital, que sostiene contra las desgracias y la agresiva ignorancia. Humor es igual a resistencia, lumbre, oxígeno psíquico sentenció un sabio en cierto libro que leí hace ya mucho tiempo y realmente no se equivocaba.

Cubanos al fin, no podemos dejar de lado al humor en casi ninguna situación de nuestra existencia y tal es así que no resulta difícil encontrar historias risibles hasta en un velatorio, considerado como uno de los momentos más duros de la vida.

Pero claro, somos tan pero tan cómicos que a veces nos excedemos y en vez de afrontar las dificultades recurrimos a la estrategia de reírnos y dejar que estas se solucionen como por arte de magia.

En esta Isla rodeada por agua el humor parece no acabarse, si hablamos de la televisión basta mencionar espacios populares de la actualidad como “Deja que yo te cuente”, “Vivir del cuento” y “A otro con ese cuento” en los que actores y humoristas parodian escenas de la vida cotidiana. Sin embargo no podemos dejar de mencionar a clásicos de la pantalla como aquel “Detrás de la fachada” o el de la radio “Alegrías de sobremesa” que aún acompaña los mediodías de los cubanos.

Aunque existan buenos programas no se pueden dejar de mencionar otros muy malos, como uno que vi no hace mucho dedicado a la mujer en el humor. Una verdadera lástima ofrecer tiempo de transmisión y recursos a un producto que aunque fomentaba la participación femenina en el humor, desmeritaba la inteligencia y delicadeza de las mujeres con prototipos de la fémina oriental o a la guajira que resultan gastados por el tiempo y las burlas.

Por su parte el humor más criollo es fácil de encontrar en otros espacios, por solo citar ejemplos el grupo “Etcétera” de nuestra ciudad se ha convertido en un fiel exponente del mismo. Un humor inteligente, dotado de excelentes recursos actorales, de la ironía y de una amplia cultura hacen de cada presentación un momento irrepetible.

En fin, el humor se puede encontrar por doquier, pero el  buen humor, ese que te hace pensar entre carcajada y carcajada es un tanto más complejo de hallar. No cejar en la búsqueda creo, debe ser iniciativa para creadores, humoristas y espectadores pues en Cuba reír es cosa muy seria.