El italiano del Granma

c_400_487_16777215_00_images_stories_2014_mayo_ilustraciones_gino-done_f-wikipediaSon pocas las personas que conocen de la historia del italiano que participó junto a los 78 cubanos y otros tres extranjeros en la expedición del yate Granma: Ernesto Guevara (argentino), Ramón Mejía (dominicano), Alfonso Guillén (mexicano). Gino Doné Paro es el nombre de aquel que bajo el mando de Fidel Castro llegó a costas cubanas el dos de diciembre de 1956.

Gino nació en 1924 en un pueblecito de Veneto, una región del Nordeste de Italia, en el seno de una familia de jornaleros de conciencia antifascista. Soldado durante la Segunda Guerra Mundial apoyó la lucha partisana que contribuyó a la liberación de Italia del nazifascismo con tareas de informador para los servicios de inteligencia aliados.

Según los propios testimonios de Gino Doné, “la parte más dura de la guerra consistía en cargar y llevar a salvo los pilotos de aviones caídos, luego procedía a esconderlos y sólo en la noche podía embarcarlos hacia Yugoslavia”. Todas estas cosas le fueron muy útiles en Centroamérica, sobre todo aprende lo relacionado con la forma de moverse y combatir sin caer en manos del enemigo.

Se mantiene en Italia hasta 1946, fecha del nacimiento de la República. Aparentemente todo el país era feliz, no había trabajo. En su caso, como había sido partisano del Veneto, es tildado inmediatamente de criminal como todos los antifascistas. Es citado a juicio y fue tanta su indignación que toma su mochila, dinero y dijo: “Me voy a otros mares”.

De Europa al Caribe

Un día del año 1949 supo que venía un barco a Centroamérica llamado Sibilla. La noche antes de embarcar deja debajo del colchón de su habitación todo lo que tenía valor incluyendo su pasaporte, de manera que viaja clandestinamente. Ya a bordo, se esconde entre las sogas y sufre hambre, sube a popa para buscar comida donde sabía que estaba la cocina y no encuentra nada. Es descubierto por el comandante del barco quien lo hace bajar en México. Luego toma un barco con destino a Canadá y pasados dos años, su afán de aventura lo lleva a tomar otro barco hacia Cuba, arribando al puerto de Manzanillo en 1951.

Después llega a La Habana. Por medio de un decorador de apellido Ferriolo, realiza trabajos de carpintería y decoración en una carpintería y también labora en la construcción de la Plaza Cívica, actual Plaza de La Revolución.

Aparejado a esta situación social, la realidad política de La Habana bajo el régimen de Fulgencio Batista se tornaba más difícil. Los estudiantes universitarios se reunían constantemente en la escalinata de la Universidad de La Habana. Gino como vivía cerca, en ocasiones participaba en reuniones de la FEU. Al final de aquel año cambió de trabajo y fue transferido a Trinidad donde conoce a Norma Albertina Turiño, una joven cubana de quien se enamoró y con la que contrajo matrimonio en 1954, año en el que adquiere también la ciudadanía cubana. Un dato curioso es que mantuvo su ciudadanía italiana, tanto es así que en los documentos y en la lista del Granma aparece con el doble apellido, típico de los países de cultura española: Gino Doné Paro.

En 1955 se incorpora al Movimiento 26 de Julio y por causa de un problema relacionado con su actividad revolucionaria, un cuñado, que era el jefe del movimiento en Trinidad, lo envía a México donde se encuentra por primera vez con Fidel Castro.

Durante su estancia en la capital azteca Gino Doné ganó la confianza de Fidel pues era también experto en armas y se designa como encargado de misiones secretas para transportar documentos a Cuba. A la salida del Granma de Tuxpan (México) el 25 de noviembre de 1956 Gino Doné es uno de los expedicionarios.

Un yate y una historia

De la historia y el destino de los expedicionarios del glorioso yate se conoce por los libros de la historia cubana pero casi ninguno enuncia que Gino, incluido en la retaguardia al mando de Raúl Castro en el Tercer Pelotón, regresó muchos kilómetros para buscar al Che que se encontraba rezagado producto al gran peso de una mochila cargada de medicamentos y balas y por un ataque de asma. Gino además de ayudar con la carga, le realizó masajes para su recuperación y posterior reunificación con el grupo de avanzada.

Después de la emboscada de Alegría de Pío los supervivientes se dividieron en tres grupos y Gino herido en un pie, ayudado por campesinos de la zona logró escapar de los soldados batistianos hasta llegar a Santa Clara, donde unos médicos con enlaces al Partido Ortodoxo lo curaron. En ese sitio conoció a Frank País y Faustino Pérez, así como a Aleida March quien se convertiría después en la segunda esposa del Che.c_150_100_16777215_00_images_stories_2014_mayo_ilustraciones_gino-done-yate-granma.jpg

Intentó llegar a Trinidad para ver a su esposa y después regresar a la Sierra Maestra donde se encontraba Fidel, pero su tarea de combatiente había terminado; por órdenes de no causar problemas a la familia de su esposa, sale de Cuba para refugiarse en México. En 1958 intentó regresar a Cuba para ponerse en contacto con Fidel pero al ser perseguido por la policía cubana y mexicana decide trasladarse a los Estados Unidos.

El silencio, la lucha, el homenaje

Estando en Nueva York, conoce acerca del triunfo de la Revolución en Cuba y este hecho le causa tanta alegría que sugiere a un amigo que trabajaba en el Waldorf Astoria que pusiera una bandera cubana en el último piso del hotel. A esta petición, el amigo accede sin la menor duda. Desde este país, sigue las conquistas de Fidel y el Che.

Escuchaba la radio para mantenerse informado de los acontecimientos cotidianos que se sucedían en la Isla. Cuando Fidel Castro entra a La Habana el ocho de enero, quiere regresar pero el nuevo cónsul en Nueva York lo mira con desconfianza y no le concede la visa. Sin embargo, Gino Doné ni siquiera osa mencionar que había sido expedicionario del yate Granma.

En aquellos momentos existía una ley en virtud de la cual la persona perdía la residencia al año de haber permanecido fuera del país y ese era el caso de Gino. Esto le causa dolor, de manera que decide dar lo mejor de sí mismo por la Revolución, pero desde el exterior.

Según explica el expedicionario Arsenio García Dávila, el italiano del Granma “… continuó colaborando secretamente con las autoridades cubanas por 39 años”. Evidencia de ello es que en el año 2001 el diario Juventud Rebelde publicó un artículo bajo el título Dos silenciosos hombres del Granma donde se enuncia que uno de éstos era Gino Doné cuyo sobrenombre era “El veneciano”.

En el 2003, después de mucho tiempo viviendo en los Estados Unidos, Gino decide regresar a Italia sin perder en ningún momento su relación con la Isla. En La Habana, se mantiene en contacto con su amigo de la expedición del Granma Arsenio García Dávila con quien participa en el desfile del Primero de Mayo del 2004 donde es condecorado. A los dos años retorna a Cuba para celebrar el 50 aniversario del Desembarco del Granma y se reencuentra con Fidel.Gino_done_paro

Pero como toda historia esta llega a su final, Gino Doné falleció en el 2008 en una casa de cura de San Donà di Piave en Veneto. Cuentan sus amigos y compañeros de lucha que en la ceremonia de despedida no faltaron las banderas rojas, las flores, el tributo distante de un pueblo que sentía como suyo: el cubano. Cuentan y sé que es cierto, que entre los ramos de rosas rojas se podía ver cintas blancas con un rótulo: A Gino de Fidel Castro Ruz, A Gino de Raúl Castro Ruz, A Gino de su compañeros del Granma, A Gino de la Embajada de Cuba en Italia.
Y también una invisible, la de todo el pueblo cubano que aún sin conocerlo, agradece al único europeo del yate Granma su entrega y valor por la causa revolucionaria.

Con la colaboración de Raffaele Ciccarelli

Anuncios

Acerca de DESDE LA OTRA ESQUINA

Holaaaa... Bienvenidos a mi blog. Me llamo Betsy, soy una periodista holguinera y trabajo en la emiosra provincial Radio Angulo. ¿Qué es mi blog? Una mirada desde mi esquina, desde Holguín y para el mundo. Te invito a que miremos juntos.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s