Lluvia sabor salado…

Una fina lluvia moja el corazón. Prendo la luz y me veo frente al espejo. Entonces descubro que esa lluvia no son más que lágrimas…

Hoy no estoy triste, la soledad lo está y no me deja levantarme de la cama sin pensar en ti, sin oler la almohada, sin probar mis labios buscando tu sabor.

Lo peor es que tú casi invisible, sigues dormido, en tu eterno letargo, al otro lado de la cama.

 

Anuncios