El canto eterno de una alondra

imagesAbril es el mes de la primavera y también un periodo de muchos acontecimientos históricos, precisamente fue a siete días de iniciado este mes cuando nació una flor de la Revolución que se convertiría en ejemplo y paradigma para toda esta Isla y el mundo.
Vilma Espín Guillois nació en Santiago de Cuba en el seno de una familia que se distinguió por el afecto y el respeto mutuo entre todos sus miembros, donde le inculcaron valores y principios humanos que le acompañarían durante toda su vida.
A los 18 años ingresó a la recién creada universidad de Oriente y es allí donde se marca el inicio de una etapa decisiva en el afianzamiento y desarrollo de sus ideas políticas. Entusiasta deportista, cantante y bailarina la joven Vilma se destaca su presencia y participación estudiantil, sobre todo en las actividades patrióticas.
Es en esta época cuando participa junto al profesorado y estudiantes en las manifestaciones y demostraciones de repudio contra la tiranía. Entre tanto concluye sus estudios universitarios con el título de ingeniera química industrial y es una de las dos primeras mujeres en Cuba en graduarse de esta especialidad.
Aunque su vida como estudiante termina, no así sus deseos de justicia, bajo las órdenes de Frank País participa en el Alzamiento Armado de Santiago de Cuba el 30 de Noviembre de 1956 y su casa se convierte en Cuartel General del Movimiento en Santiago de Cuba.
Un momento que la marcaría para siempre fue su enfrentamiento cara a cara con los esbirros batistianos, el 2 de enero del 1957 cuando participa en una marcha de madres enlutadas por los asesinos de la dictadura, una de las causas de que sea detectada por el enemigo.
Poco después y antes de ser asesinado Frank País, este la nombra Coordinadora Provincial del Movimiento en Oriente, labor que desempeña hasta junio de 1958 cuando su insostenible y peligrosa situación la obliga a dejar la ciudad y convertirse en la legendaria guerrillera del II Frente Oriental Frank País.
Pudo ser Alicia, Mónica, Déborah y Mariela pero nunca dejó de ser Vilma, la valiente y eficaz combatiente rebelde; fue así hasta el triunfo de la Revolución en 1959 cuando realiza diferentes tareas como dirigente.
No cabe dudas de su amor por la libertad, la dignidad y el decoro del hombre, su repudio a las injusticias y su fe ilimitada en el pueblo como tampoco se podría dejar de mencionar su modestia y sencillez al actuar, su espíritu de sacrificio y muchos otros atributos de su personalidad que le permitieron ser un ejemplo a imitar por todas las mujeres de Cuba y del mundo.
La creación y guía certera de la Federación de Mujeres Cubanas, de los círculos infantiles y su genial visión acerca del papel de las féminas en la sociedad y la historia; se lo debemos a esa mujer de grandes espejuelos y sonrisa amplia que según cuentan, cantaba como la más bella ave.
Siempre será la compañera respetuosa, sensible, cuya palabra de aliento, de consuelo, orientadora nunca faltó a quién la necesitaba; la mujer enamorada de su compañero de siempre, de sus hijos, de sus nietos, de su familia feliz.
Vilma Espín Guillois, siempre será admirada y querida por las generaciones que tuvieron el privilegio de seguirla y por otros que aunque no la tengan físicamente la ven renacer en días como este 7 de abril, en el corazón del pueblo y en la sonrisa de las niñas y los niños cubanos.

Anuncios

Amor a quien amor merece

1Desde el propio triunfo de la Revolución cubana ha sido una tarea puntual el trabajo en las comunidades como núcleo formador no solo de ideologías sino de la conducta del propio individuo.

La educación no basta en la casa y en la escuela porque el hombre como ente social se nutre también de las experiencias que acumula de su interacción con el entorno que lo rodea, de ahí la premura de que este sea sano e instructivo.

Sin embargo no siempre resulta así, pese a los esfuerzos del país existen comunidades que conservan un alto índice de marginalidad y otras que denotan la involución en aquellos valores cívicos tan defendidos por nuestras conquistas.

Actitudes como la prostitución, el vicio, las ilegalidades y las indisciplinas sociales sobreviven en calles y casas bajo la idea de que “todo es de todos y nada es de nadie”, pero esto no quiere decir que en cada comunidad no existan factores con objetivos de trabajo orientados para contrarrestarlas o prevenirlas en el mejor de los casos, entre ellos la Federación de Mujeres Cubanas, los Comités de Defensa de la Revolución, la Policía Nacional Revolucionaria e instituciones enclavadas en esos lugares.

Un accionar periódico e integral en cada Consejo Popular y Circunscripción constituye el punto de partida para la obtención de resultados y más que eso, el trabajo hombre a hombre enarbolando los principios humanos y revolucionarios. Ejemplos verídicos existen por montón: las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, los Consejos de Escuela y las Consejerías de Salud Pública no obstante los resultados y de orientar en muchos espacios una perspectiva de cómo, cuándo y qué hay que hacer; aún es limitada la repercusión tanto de índole personal como colectiva del fenómeno a nivel comunitario y local.2

No debemos tapar el sol con un dedo, debemos reflexionar para construir una mejor sociedad que es decir el futuro de nuestros hijos, por tanto es necesario reconocer que en análisis realizados en distintas instancias han aflorado debilidades, inconsecuencias, repetición de viejos esquemas y discursos que no permiten atemperar aún más este proceso abarcador, profundo e imprescindible en la Cuba de hoy.

Cambiar ideologías es mucho más difícil que mover un cartel o derribar un muro, es por ello que el trabajo formador resulta fundamental, aún más donde inciden factores como el desempleo, el divorcio, el bajo nivel cultural, que aclaro no siempre viene aparejado al nivel educacional.

Las estructuras están creadas y muchos son los logros, eso lo pueden confirmar Juan, Yusleydis o Ana Esther, ejemplos tangibles de la igualdad de oportunidades y los sueños que son realidad, a pesar de ser protagonistas de historias tan tristes como verdaderas. Nombres que se suman a otros desconocidos para evidenciar, sin importar tabúes, que debemos ofrecer amor a quien amor merece.

1, 2, 3, 4 y 5… Libertad!

lazos-amarillos-cuba-cinco-f-juventud-rebeldeLas federadas holguineras se suman al reclamo que todo el pueblo cubano realiza por el regreso de nuestros Cinco Héroes. Fortalecer desde el barrio este llamado de libertad forma parte de las iniciativas que se enmarcan en la jornada que inició el pasado día seis, explicó Yamislei Pupo Rodríguez, funcionaria de la esfera Ideológica del Secretariado Provincial de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Como respuesta al llamado de René González, en el municipio de Moa iniciaron las actividades con la proyección del video del tema musical Ata una cinta amarilla en el viejo roble, al cual le continuó la colocación de cientos de cintas de ese color en barrios y centros de trabajo. También las federadas que mantienen correspondencia con Los Cinco, como se les conoce mundialmente a los antiterroristas cubanos presos injustamente en Estados Unidos, comparten sus experiencias con el resto del pueblo holguinero.

Hasta el próximo día 12, cuando se cumplirán 15 años del encierro de Gerardo, Ramón, Fernando y Antonio, las mujeres protagonizarán talleres para actualizarse sobre sus casos y afianzar valores como la honestidad, responsabilidad y el amor a la patria. Ese mismo día, bajo la sombra del flamboyán de la sede provincial de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) tendrá lugar un acto político cultural en el que una vez más, las federadas pondrán voz a la justicia.