Huellas que no deben perdurar jamás

índicehttp://www.goear.com/embed/sound/6a12fb1
Tal vez hayamos escuchado historia tan reales como esta o peor, historias sentidas en carne propia, manifestaciones van desde las ofensas, la limitación de la autonomía, la violencia económica hasta la violencia física, la más visibilizada. Sin embargo las huellas perduran más allá de la piel y se prenden en el alma de esas, que en algún momento de sus vidas han padecido de este flagelo: La violencia.
Este 25 de noviembre se instituyó como el Día Mundial por la No violencia contra mujeres y niñas como recordación del violento asesinato de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas asesinadas en igual fecha de la década del sesenta por la policía dictatorial en República Dominicana. Desde entonces este día sirve como aliciente en la búsqueda para alcanzar una mayor equidad de género y un mayor respeto por parte de cada sexo; búsqueda en la que resulta imprescindible visibilizar, de una vez y por todas, a la violencia de este tipo como un problema social que muchas veces ha sido minimizado, sub valorado y negado.
Un gesto, una mirada, ignorarla o no permitir que se relacione con las personas que desee, son formas más solapadas de violencia y tal vez más comunes de lo que se cree. Es por ello que la mayor lucha se debe enfocar a subvertir modelos patriarcales y que las mujeres puedan disfrutar de todos los derechos igual que los hombres.
Mientras en otros lugares del mundo este día sirve para denunciar con mayor fuerza la violencia de género, las torturas, las violaciones, el acoso y hasta la tortura, en Cuba la fecha toma un matiz totalmente diferente pues aunque no negamos la existencia de tal fenómeno, las cubanas contamos con legislaciones que nos protegen y un trabajo meritorio por parte de la FMC que posibilita un ambiente de mayor seguridad y empoderamiento de las féminas que nos colocamos de cara a la violencia para enfrentarla y tratar de eliminarla.
Pero eso solo depende de ti, cuando permites que alguien te alce la voz, te aísle de la sociedad, te limite tus deseos de superación o cuando simplemente no te deja ser una mujer plena.
Por la No violencia se alza hoy este llamado con voz de mujer, por una cultura de paz que nace del ejemplo de las hermanas Mirabal, del de todas las sufridas del planeta que han sido silenciadas, por las que a diario padecen y callan por temor, por ellas y por nosotras mismas, este 25 de noviembre promovamos el cambio.

Anuncios

Género y Familia: dos temas para dialogar

Fto: Luis Ernesto Ruiz Mtnez
Doctora en Ciencias Patricia Arés impartiendo la conferencia “La familia cubana: retos para la intervención”

El 12 Taller Científico Nacional “Hacia la equidad de género y la educación familiar” sesionó este viernes y sábado en la Universidad de Ciencias Pedagógicas de Holguín con la participación de investigadores de La Habana, Matanzas, Camaguey y las provincias orientales.

La primera jornada se caracterizó por las conferencias impartidas por personalidades de nuestro país entre ellos las Doctoras en Ciencias Patricia Arés y Mayda Álvarez, Presidenta de la Asociación de Psicólogos de Cuba y directora del Centro de Estudios de la Mujer de la Federación de Mujeres Cubanas respectivamente.

Fto: Luis Ernesto Ruiz Mtnez
Participantes en el 12 Taller Científico Nacional “Hacia la equidad de género y la educación familiar”

“La familia cubana: retos para la intervención”, “La salud de hombres y mujeres en Cuba, sus patrones de mortalidad y morbilidad y las determinantes de género que influyen en la manera en que influyen en estos temas” así como “Las políticas de familia en Cuba: desafíos frente a la actualización del modelo económico y social” fueron algunos de los tópicos abordados.

Por su parte este sábado tuvo lugar una mesa redonda y la presentación de los más de 140 trabajos inscritos en el evento que tuvo como peculiaridad la realización conjunta del Primer Encuentro de “Orientación en procesos educacionales, la enseñanza de la pedagogía, la psicología y la formación de psicopedagogos.
(Agradecemos las fotos de Luis Ernesto Ruiz Martínez)