La calma que precede a la tormenta

Sandy se apresura  por las aguas del Caribe, dicen que “viene acabando” como la canción y que a su paso trae vientos de hasta 130 kilómetros por hora e intensas lluvias… pero, como guerra avisada no mata soldado, tremenda sorpresa se llevará el fenómeno meteorológico cuando esta noche toque tierra cubana.

ImagenLa experiencia dice más mil palabras y si una Flora enfurecida o un George no pudieron con nosotros, menos lo hará este. Por si acaso ya tengo un set de velas, una pasta de maní (por si me baja el azúcar en sangre y cumpliendo  lo que me aconsejara la abuela de una  amiga ante la ocurrencia de algún desastre natural), el agua potable y una buena cama, ¡lista para la defensa!. Como cada año, llegó la hora de sacar las botas para agua, los paraguas y ultimar todos los detalles antes de que llegue el tal Sandy… si una vez aquí él me preguntara: Gustav de un poco de lluvia?, le respondería de inmediato: No gracias aquí hubo y Ike.

Anuncios